Masia a Sant Julià

El proyecto se basa en la consolidación y recuperación del volumen existente. Con esta operación, se recuperan espacios que son típicos de la arquitectura popular de la zona. A partir de este planteamiento, todas las oberturas que se realizan  o se recuperan, mantienen las proporciones originales e incluyen carpinterías nuevas metálicas que van de acuerdo con el acabado de piedra de la fachada.

La estructura de muros que se encuentran en buen estado de conservación, se consolidan con un saneado y enfoscado general, mientras que los que presentan patologías importantes se reconstruyen totalmente según plano de derribo y obra nueva. La fachada posterior se derriba totalmente ya que la su estabilidad está claramente comprometida. Este muro se construye ligeramente desplazado de su posición inicial para conseguir una dimensión adecuada para la crugía posterior.

Los nuevos muros se construyen con gero y hoja exterior de mampostería de piedra recuperada o de tipo similar a la existente.