Raval Bescanó

La propuesta parte de una especie de reto, cómo se puede ampliar una casa entre medianeras y jardín , donde se permite una mayor profundidad edificable, sin reduir el espacio ajardinado?

Se propone construir un porche a doble altura como nueva fachada y conectar este espacio con el bajo cubierta para así,  trasladar el espacio abierto desde el jardín hasta la cubierta. Las piezas cerradas, habitaciones, baños y cocinas se agrupan en dos niveles y dan fachada a la calle peatonal.

Desde el jardín la suma de los espacios cerrados forman una topografía escalonada en dos niveles, pb y piso. Los techos de los espacios cerrados son tierras que se suman al pavimento de la planta baja , al jardín.

Se consigue así ampliar la casa ampliando el jardín dentro de la bella edificación.

A nivel de materiales, el pavimento de la planta baja y las cajas se construyen con microcemento gris-verde para dar continuidad a la sección, las paredes medianeras y bajo cubierta se pintan en blanco para recibir el máximo de luz y conseguir así un nivel de iluminación cerca a la del exterior.

La fachada del porche se construyen con una doble piel de cristal y lamas de aluminio de diferentes colores para trasladar al interior los reflejos propios de un jardín. Este porche se podrà abrir en verano con un sistema de carpinterías plegables y hacer desaparecer literalmente el límite entre casa y jardín.